Internas de la cárcel de Magdalena donaron juegos elaborados con material reciclado a un asilo

  • sociedad
  •  
  • 07 de February 2019 - 15:28

Bajo la consigna nunca es tarde para jugar.

Un grupo de internas de la Unidad 51 Magdalena, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense, realizó artesanías con materiales reciclables en el marco de los proyectos “Hoy Puede ser un gran día” y “Reforzando las ideas”, y la producción fue destinada al Hogar de Ancianos San José de las islas de la ciudad mencionada.

De la iniciativa solidaria denominada “Nunca es tarde para jugar” participaron 44 internas que confeccionaron distintas manualidades entre las que figuran juegos de mesa como damas, dominó, ta-te-ti, generala y libretas que se repartieron entre los abuelos que esperaron ansiosos la visita de las coordinadoras de Educación y Cultura del establecimiento carcelario.

La producción fue el resultado del taller de reciclado que se dictó en el marco de la escuela de verano y luego se coordinó la donación con las autoridades municipales.

Al momento de la entrega de los regalos los abuelos recibieron con enorme gratitud, afecto, pastafrolas, juegos y fotos a las encargadas de hacer la entrega: Melody Aramendi y Mirta Haedo, quienes estuvieron acompañadas por la Secretaria de Coordinación del Complejo Penitenciario Magdalena, María del Valle Nievas, las Delegadas de Educación Claudia Giménez y María Cecilia Argüello y  la docente Mónica Curcio, quien enseñara a las internas a hacer los trabajos con materiales reciclables.  

Al respecto, el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, dijo que “este tipo de acciones son las que impulsa la gobernadora María Eugenia Vidal”, y luego afirmó que “cuando se logra unir el producto que pueda salir de la cárcel con un beneficio concreto para por ejemplo, un asilo de ancianos, el trabajo de los privados de libertad adquiere más significación”.

Al momento de la entrega de los juegos y libretas en el asilo, también estuvieron presentes las autoridades del Hospital Local, su Director, Pablo Cortez, y Victoria Rodríguez, quién está a cargo del asilo. Todo se dio en un ámbito de plena felicidad, acompañamiento, sin olvidar, el gesto de las internas que pensaron en ellos al momento de generar la donación.

COMPARTIR NOTICIA