Kicillof dijo que con la construcción de nuevas plazas penitenciarias se busca bajar la reincidencia

  • politica
  •  
  • 25 de noviembre 2022 - 14:41

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció hoy el inicio de la construcción de 5.500 nuevas plazas penitenciarias, con lo que se llegará a las 12.000, y manifestó que tiene el objetivo de "bajar la reincidencia" una vez que los internos recuperan la libertad.

"Estamos llevando un plan de infraestructura penitenciaria como no hubo nunca en 200 años de la historia de la provincia", dijo el mandatario bonaerense durante un acto que se realizó el Salón Dorado de la Casa de Gobierno, en La Plata, junto al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, y al secretario de Obras Públicas de la Nación, Carlos Rodríguez.

Así, se anunció la puesta en marcha de las obras de Florencio Varela, Moreno, Mercedes, Melchor Romero y de las alcaidías de Ezeiza, Quilmes, Lanús, La Matanza, Tres de Febrero, Moreno y Tigre.

En el marco de este plan de infraestructura, se encuentran en la etapa final las obras que darán lugar a 4.100 nuevas plazas y que comenzarán a inaugurarse a partir del 10 de diciembre de 2022 en Almirante Brown, Berazategui, Lomas de Zamora, La Matanza, La Plata, Escobar y Merlo.

"Asumimos con enormes deudas de salud, educación y seguridad, con obras interrumpidas y abandonadas. En definitiva, eran deudas con el pueblo de la provincia. Había una huelga de 16 mil internos porque habían dejado de pagarles a los proveedores de comida y remedios. Además, las cárceles tenían una situación de terrible hacinamiento", rememoró Kicillof.

Luego, destacó que su administración logró "solucionar la huelga de hambre y pagar las deudas", pero percibía "un problema estructural de gravedad" porque se registraba "un total de 52 mil privados de la libertad y lugar para alojar a 24 mil", lo que se produjo una situación de hacinamiento.

"El propio Poder Judicial dijo que era una crisis humanitaria. No se respetaban los derechos humanos básicos. En el gobierno anterior hubo incremento de la población carcelaria: 16 mil nuevos privados de la libertad, pero ese aumento no estuvo acompañado por inversiones para crear más plazas ya que sólo se construyeron mil. Fue una política desastrosa", consideró.

En ese sentido, aseveró que "un gobernador no decide quién entra ni quién sale de la cárcel".

"Me tienen podrido con eso de que soltamos presos. Cansan con esas mentiras, cuando nosotros no tenemos esa potestad", aseveró Kicillof, quien, no obstante, puso de relieve que "sí tenemos la obligación de darles alojamiento".

"Cuando no se trabaja para que se pague la pena en condiciones dignas, el resultado es más reincidencia. Las cárceles no son para tortura y tormento sino para cumplir la pena y reinsertase", remarcó y destacó la necesidad de "terminar con las condiciones infrahumanas por las que se transita en nuestras cárceles".

Sostuvo que ello "requería una gran inversión y una solución de fondo" y planteó que se lanzó el Plan de Infraestructura "para que cuando sean liberados no vuelvan a cometer delitos".

"Es un tema de mejorarles la vida a ellos y a toda la sociedad. Asumimos y había 46 por ciento de reincidencia. La mitad volvían a cometer delitos al ser liberados", indicó.

El mandatario recalcó que el plan cuenta con distintas etapas: la primera, en la que se construyeron 2.436 plazas y 15 hospitales penitenciarios, ya está concluida; la segunda, que consiste en la creación de dos grandes unidades y 5 alcaldías con 4100 nuevas plazas.

De ese modo, hoy se lanzó la tercera etapa, con cuatro grandes unidades y siete alcaldías.

En su discurso, Kicillof prosiguió: "Muchas veces se producen detenciones en comisarías porque las cárceles están colmadas. Son celdas de alojamiento transitorio pero, como no hay lugar para el traslado, se quedan", y analizó que "no sólo ocurren fugas sino que además la policía se termina ocupando de algo que no corresponde".

"Cuando Cristina dijo 'hablemos en serio de seguridad', tiene que ver son estas cosas: construir plazas nuevas, invertir y planificar en serio. No como hace la derecha", manifestó el gobernador y recordó que María Eugenia Vidal, en cuatro años de gestión sólo construyó mil plazas.

"Estas medidas tienen un solo objetivo: bajar la reincidencia. Que transiten por su condena y cuando salgan no delincan de nuevo y no vuelvan a la cárcel. No queremos que las cárceles sean universidades del crimen sino que sean lugares con preparación para cuando salgan", concluyó.

En tanto, el ministro de Justicia, Julio Alak, destacó que se trabaja "para disminuir la reincidencia" una vez que los privados de la libertad recuperen la libertad, que se busca "evitar que los presos estén detenidos en comisarías" y que el fin último es "mejorar la ciudadanía pública.

A su turno, Carlos Rodríguez, el secretario de obras públicas de la Nación, manifestó durante el acto que el plan de obras se llevó adelante "con mucha eficiencia" y una velocidad "puesta al servicio de la mejora de vida de los internos y de los derechos humanos".

COMPARTIR NOTICIA