Fiscal confirmó que está registrada la coima cobrada por una app y analiza agravar imputación

La fiscal que investiga a dos policías bonaerenses acusados de cobrar una coima a través de un medio de pago digital confirmó hoy que la "operación ilícita" quedó registrada y que analiza agravar la imputación luego de que esta mañana declararan las víctimas y confirmaran que les pidieron dinero por tener un vidrio del auto semipolarizado y presentar la licencia de conducir mediante una app en el teléfono.

"Es sorprendente y completamente anómalo lo sucedido. Es la primera vez que tengo una causa de este estilo donde la operación ilícita quedó completamente registrada a través de un medio de pago digital", aseguró hoy a Télam la fiscal María Virginia Toso.

Si bien por decisión de Auditoría general de Asuntos Internos de la policía bonaerense son tres los policías que de manera preventiva fueron separados de su cargo, la fiscal confirmó que en el hecho en sí participaron "solo dos oficiales".

La titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Don Torcuato explicó esta mañana que le tomó declaración testimonial al matrimonio víctima del pedido de coima y allí el conductor y su esposa pudieron explicar cuál fue el motivo por el que los policías les exigieron dinero.

Según la fiscal, la pareja se dirigía rumbo a la zona de Zárate y Campana en una Renault Kangoo y fue retenida en "un control vehicular de rutina en el peaje", donde un primer policía le pide al conductor la documentación de rutina necesaria para circular.

"El hombre exhibió la documentación a través de la aplicación Mi Argentina en su celular y el policía le dijo que no servía. Pero además, le hizo una segunda observación con respecto al semipolarizado que tenía el parabrisas", explicó Toso.

La fiscal contó que el conductor le dijo que "si estaba en infracción le hiciera la multa, pero el policía nunca le dio esa posibilidad y llamó a otro oficial que aparentemente era un superior jerárquico que de manera intimidante les dijo que iban a secuestrar el vehículo".

Siempre según lo declarado hoy por los damnificados, fue en ese momento cuando ese policía "les exigió alguna manera de arreglar", dijo Toso.

"La víctima no contaba con efectivo y les dijo que lo único que tenía eran 3.000 pesos en su cuenta de Mercado Pago, y los policías aceptaron esa vía de pago y el hombre realizó la transferencia electrónica hacia el policía que ostentaba de superior o encargado del operativo", señaló la fiscal.

Luego de escuchar a las víctimas, Toso analizaba esta tarde agravar la calificación a "exacciones ilegales agravadas bajo la figura de la concusión", que el artículo 268 del Código Penal castiga con pena de dos a seis años de prisión e inhabilitación absoluta perpetua, "al funcionario público que convirtiere en provecho propio o de tercero las exacciones".

En tanto, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, afirmó hoy a radio La Red que se trató de una maniobra "rudimentaria" y "tan torpe" que refleja una "sensación de impunidad tremenda" y "la corrupción que se enquista permanentemente en las instituciones".

El funcionario explicó que la investigación se inició porque "el involucrado, la víctima, era conocido" de su mujer, la diputada nacional Agustina Propato, a quien le envió un mensaje con lo que le había sucedido, por lo que de inmediato él lo reenvió al "jefe de policía".

"Automáticamente no solo desafectamos al efectivo, sino a su compañero que no puede estar ajeno a esto y obviamente a su jefe, que debería haberlo controlado", señaló.

El titular de la cartera de Seguridad provincial afirmó que "de este tipo de denuncias" tienen "varias por semana", y resaltó la importancia de "la participación ciudadana, no solamente en la generación de seguridad sino también en el control".

Berni explicó que los tres policías involucrados "fueron separados el mismo día", que ahora se inició "un proceso administrativo" que va en paralelo a la causa judicial y que "se espera el trámite judicial para después exonerarlos".

El hecho se registró el sábado por la mañana, cerca de las 9.30, en el peaje ubicado a la altura del kilómetro 34,500 del ramal Escobar de la autopista Panamericana, donde se realizaba un operativo para prevención de delitos.

En el contexto de dicho procedimiento, los oficiales detuvieron la marcha de un automóvil y, según la investigación, le solicitaron un pago de 3.000 pesos para continuar su camino.

El hombre, según consta en la denuncia, le transfirió el dinero a través de la aplicación de Mercado Pago a uno de los oficiales, quedando constancia de su nombre, CUIL y código de la operación.

Al ser conocido de la diputada Propato, esposa del ministro Berni, el damnificado le envió un mensaje contándole lo sucedido, que motorizó la intervención de Asuntos Interno y el inicio de la causa penal. .

"Hola compañera Agustina. Sé que no estás para estas cosas. Mirá, me acaban de coimear en el peaje de Pacheco en un operativo de Policía Bonaerense. No es mi costumbre 'chapear' y no lo hice, pero son tan idiotas que me permitieron pagarles la coima por Mercado Pago. Si le sirve a Sergio, estoy a disposición de él", decía el mensaje, según indicaron las fuentes.

La fiscal Toso dispuso la intervención de Prefectura Naval, solicitó el libro de guardia de los policías, la constancia de Mercado Pago de la transferencia realizada y se les secuestró el teléfono celular a los efectivos denunciados.

También mandó a secuestrar los videos de cámaras de seguridad del peaje que hayan podido captar alguna secuencia de interés para la causa.

A raíz de una corrección respecto de la ubicación exacta del peaje donde ocurrió el hecho, la fiscal Toso podría declarar se incompetente en las próximas horas y remitir las actuaciones al departamento judicial San Martín, ya que sería jurisdicción de una fiscalía de Malvinas Argentinas.

COMPARTIR NOTICIA