Una mujer privada de libertad se casó por Iglesia dentro de un penal de Olmos

Cumpliendo con los estrictos protocolo s que demanda la pandemia de coronavirus, una interna alojada en la Unidad 22 Olmos, que está próxima a recuperar su libertad, se casó por la Iglesia Católica dentro del penal. 

Esta mañana, Celeste y David contrajeron matrimonio en el patio interno del establecimiento carcelario, en el marco de una emotiva ceremonia religiosa que llevó a cabo el capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Carlos Pont Gasqués. 

Ante la presencia de las autoridades del Complejo Penitenciario Olmos, del director y personal de la Unidad, de familiares y referentes de la Comisión Provincial por la Memoria y del Patronato de Liberados, y con el padrinazgo del director provincial de Políticas de Inclusión del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Marcelo Iafolla, los novios obtuvieron el sacaramento que es para los cristianos una "íntima comunidad de la vida y del amor conyugal, creada por Dios y regida por sus leyes, que se establece sobre la alianza de los cónyuges". 

En la previa del evento, el novio dialogó con los invitados y dijo: “Estoy muy nervioso. Hoy me levanté a las cinco de la mañana y anoche casi que no pude dormir de la ansiedad”.

Luego, en una escenografía que replicó a la perfección una boda extramuros, David esperó en el altar a su prometida, Celeste, que, de blanco, ingresó por una alfombra roja y recibió de manos de su hija Milagros, de 8 años, los anillos. 

El capellán general del SPB, Carlos Pont Gasqués, celebró el casamiento y declaró: “Esto dignifica la vida de los internos de las Unidades, porque el matrimonio no solo significa unión, compromiso con Dios, sino también la posibilidad de proyección: verse fuera de las rejas con una vida posible”. 

Celeste se mostró muy emocionada y aseguró: “Estuvieron las personas que quería, que nunca dejaron de acompañarme y apoyarme”. “Esto se llama amor, esa es la palabra principal. Fue lo más lindo que me pasó poder casarme y llegar a este momento. De chiquita me bautizaron y creo mucho en Dios”, agregó la flamante esposa.

Además de unos íntimos familiares de los novios, participaron también de la ceremonia el jefe de Complejo Penitenciario Olmos, Carlos Palmieri; el director de la Unidad 22, Renzo Jaramillo y la subdirectora Karina De La Canal, entre otras autoridades y agentes penitenciarios; Norberto Liwski y Melanie Torre, del Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humano (CODESEDH); el secretario ejecutivo de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), Cipriano García; Antonella Mirenghi y Natalia Rochetti, del área Comité contra la Tortura de la CPM, y Anatilde Senatore, del Patronato de Liberados, entre otros presentes. 

Finalmente, los novios participaron de un brindis con un lunch que elaboraron los internos en el taller de Panadería y con una torta que, especialmente, confeccionó la penitenciaria Vanesa Spinelli.

COMPARTIR NOTICIA