Denunció que sufrió violencia de género, se comprobó que mintió y ahora está imputada

Se trata de Melina Cruz quien enfrenta varios procesos penales y este año sumó una grave acusación por estafas.

La justicia penal platense investiga a Melina Cruz luego de que a fines del año pasado fue sobreseído Lucas Grippo, su ex pareja que había sido denunciado por presuntos ataques físicos y psicológicos contra la joven. En ese debate a cargo del Juzgado Correccional  1 se acreditó que la denunciante era mendaz en sus declaraciones y que ninguno de los cargos que enfrentaba Grippo tenían sustento en el expediente.

Ante esto el Juzgado Correccional 1 ordenó que se remitan copias de la causa y de las declaraciones de Cruz en sede judicial hacia la fiscalía 11 a cargo de Álvaro Garganta para investigar la comisión del delito de falso testimonio agravado en perjuicio de un imputado. Cabe señalar que los cargos que Cruz presentó contra Grippo tomaron curso y esto generó que el entonces acusado pase al menos 60 días preso, ahora el escenario es contrario ya que contra Grippo no hay acusaciones en las fiscalías pero sí existen contra Cruz quien pasó de denunciante a denunciada.

Además en este 2020 se conoció que se presentó una denuncia contra Melina Cruz por estafas. El caso está radicado en la UFI 1 luego de que la fiscalía 8 giró las primeras actuaciones a la Unidad Funcional de instrucción 1 que tiene a cargo Ana Medina.

En forma paralela se fijó una audiencia de debate para el próximo 28 de febrero, el Juzgado Correccional 3 dará inició al debate en una causa iniciada por “impedimento”, se trata de la denuncia hecha por Grippo a partir de las reiteradas negativas que Cruz esgrimió para evitar que el joven pueda ver a su hija.

Fuentes del caso agregaron que tanto Grippo como Cruz poseen pulseras electrónicas, lo llamativo es que desde hace mas de 15 días el monitoreo sobre la ubicación de Melina no tiene señal, el último contacto se hizo desde la provincia de San Luis y hasta estos días no se la pudo ubicar.

En tanto Grippo posee la pulsera y se mantiene monitoreado aunque explicó que es por su seguridad. 

COMPARTIR NOTICIA