Tras el suicidio de un joven en La Plata ponen la lupa en las adicciones

No hay tratamientos serios y continuados para enfrentar dichas problemáticas. La depresión, la salud mental y  las líneas de asistencia ya sean gratuitas o pagas no son prioritarias en la provincia de Buenos Aires, en ese marco un joven de entre 20 y 23 años se quitó la vida en una vivienda de la periferia platense.

El cuerpo sin vida de N.C fue hallado este sábado por la mañana por su padrastro en el interior de su vivienda ubicada en barrio Cementerio. El joven enfrentaba un problema de adicciones y había estado internado en la clínica privada Luminar ubicada en 13 y 69, la misma se ocupa de trabajar en la salud mental de sus pacientes, o al menos a eso apunta.

Quienes conocieron a N.C indicaron que en más de una ocasión quiso irse de dicho lugar ya que no se le brindó la contención necesaria, ex pacientes se comunicaron con este medio y relataron que hubo casos de autoeliminación, que presenció castigos por parte de enfermeros a internos y que hay demandas judiciales en curso.

El ingreso de N al establecimiento fue en el año 2018, este lunes debía retomar su tratamiento pero a causa de las deficiencias propias de un sistema anémico y sin eficacia se tuvo el peor desenlace para un joven que el mismo sábado habría cumplido sus 21 años.

“Esperemos que este caso llegue a mucha gente y que ningún chico tenga que pasar por esto”, contó una de las personas más cercanas a N.C.

En el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires han reconocido que no existe un programa integral para tratar la problemática de la depresión como un asunto de salud mental, esa cuestión sumada a las adicciones provocan que sin el acompañamiento apropiado los casos de suicidio o autolesiones se multipliquen.

En materia de asistencia existe solo una línea telefónica gratuita que no está difundida como debería y que tiene su sede en Capital Federal. Se trata de la línea 135 de prevención al suicidio conformada por una ONG ad honorem.

Uno de los especialistas contactado por este medio explicó: “Que la depresión y las adicciones en jóvenes son un asunto delicado y hoy no tienen la prioridad necesaria desde el Estado ni desde las entidades privadas, este tipo de decesos son evitables si se llega en tiempo y en forma a trabajar con los pacientes”, refirió.

COMPARTIR NOTICIA