Macri: “Los argentinos queremos vivir en paz, respetando al que piensa distinto”

  • politica
  •  
  • 06 de septiembre 2019 - 19:58

El presidente Macri encabezó el acto por los 40 años de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Los argentinos queremos vivir en paz, respetando al que piensa distinto y abrazando la diversidad que nos caracteriza”, subrayó el presidente Mauricio Macri al encabezar hoy, en la Residencia de Olivos, el acto conmemorativo por los 40 años de la visita al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) durante la dictadura militar para investigar crímenes de lesa humanidad.

El Jefe de Estado puso de relieve que “la memoria es fundamental para conocer nuestra historia y lo que no queremos repetir en nuestro futuro”.

“Es la mejor manera que tenemos para unirnos por esos valores republicanos que todos compartimos: el diálogo, la paz y el respeto”, sostuvo.

Macri enfatizó que “vamos a seguir dándole la batalla al terror en cualquiera de sus formas” porque “repudiamos el terrorismo y vamos a repudiarlo siempre”.

Del acto participaron Graciela Fernández Meijide, quien formó parte de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), y Esmeralda Arosemena de Troitiño, presidente de la CIDH, que encabeza una delegación de ese organismo internacional.

También lo hicieron ministros del gabinete Nacional, legisladores, jueces, cuerpos diplomados, colectividades, representantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y de ONG vinculadas con los Derechos Humanos, entre otros.

“En nombre de todos los argentinos, quiero agradecer a los miembros de este organismo por estar hoy acá, acompañándonos y también la presencia de referentes de Derechos Humanos que tanto han contribuido al retorno de la democracia en nuestro país”, puntualizó Macri.

El Presidente reconoció “el enorme aporte que hizo la Comisión para que los argentinos podamos volver a vivir en democracia”.

Afirmó que aquella visita de 1979 y el posterior informe de la CIDH “fueron emblemáticos para nuestra historia porque echaron luz sobre años muy oscuros en nuestro país, y marcaron un hito en la difícil recuperación del Estado de derecho en la Argentina”.

Señaló que aquel informe, que recogió testimonios de familiares y amigos sobre desaparición de personas y apremios ilegales, “ayudó a abrir los ojos al mundo y mostrar lo que verdaderamente estaba ocurriendo en Argentina”.

“Hacia adentro, fue una pieza clave para empezar a romper el silencio que había en gran parte de la sociedad producto del miedo”, indicó.

Recalcó que, desde el retorno de la democracia al país hace ya 36 años, los argentinos ganaron “una gran batalla: más allá del signo político de los gobiernos que fueron sucediendo” porque “los postulados de Memoria, Verdad y Justicia siguen perdurando como políticas de Estado”.

 “A los argentinos nos costó mucho empezar a sanar viejas heridas y divisiones, pero crecimos, aprendimos y, si bien tuvimos altibajos y atravesamos momentos difíciles, nunca dudamos de que la democracia es el mejor sistema que tenemos y es un compromiso de todos cuidarlo”, sostuvo.

Macri destacó la tarea que llevó adelante Patricia Derian, la subsecretaria de Derechos Humanos durante la gestión del presidente norteamericano James Carter, quien “jugó un papel clave al impulsar la histórica visita de la Comisión a nuestro país”.  

“Fue una mujer muy valiente, que no se quedó callada y que luchó por nosotros”, añadió sobre Dérian, que posteriormente declaró en el juicio contra los comandantes de las Juntas militares que gobernaron entre 1976 y 1983.

El Presidente remarcó que los argentinos “necesitamos compromiso, acción y herramientas concretas para seguir consolidando nuestra democracia”.

“Estamos trabajando en una agenda ampliada de Derechos Humanos de cara al siglo 21” en la que “además de cuidar los derechos políticos y civiles como la libertad y la libertad de expresión, debemos abocarnos al cumplimento de los Derechos Económicos, Culturales y Sociales”.

Mencionó entre ellos el acceso a la educación, al trabajo, a la cultura, al medio ambiente saludable, al derecho al agua, a la salud, a las nuevas tecnologías y a recibir información transparente.

El Presidente también destacó que “gracias al diálogo y a la integración de la Argentina en el mundo recibimos una gran colaboración del gobierno de los Estados Unidos que nos entregó los archivos desclasificados sobre la dictadura militar”.

Dijo que esa documentación fue esencial para profundizar el conocimiento de las formas en que “operó el terrorismo de estado en nuestro país”.

Señaló que el mundo “no está exento de amenazas que requieren de respuestas cooperativas para hacerles frente” y remarcó que “en estos años nos hemos unido con nuestros socios de la región y del mundo para cooperar en esta lucha” contra el terrorismo.

En tanto, Fernández Meijide recordó que en los tiempos de dictadura “parecíamos con las manos vacías”, pero dijo que hoy esa visita se la reconoce como “una bisagra en la historia en la lucha por los derechos humanos, en la historia de la propia Comisión de Derechos Humanos de la OEA, en la historia de nuestro país”.

“Estamos pasando momentos difíciles en el país, y no respecto estrictamente a la violación de los derechos fundamentales ni muchísimo menos, pero esa épica donde pocos lograron mucho espero que nos infunda entusiasmo para encarar las épocas que vienen”, subrayó. 

A su vez, Arosemena de Troitiño sostuvo que “la visita de la Comisión a la Argentina, en 1979, tuvo un enorme impacto en la sociedad y en el hemisferio” porque “logró documentar el patrón sistemático de desapariciones forzadas, siendo uno de los factores que contribuyó a la caída de la dictadura”.

“Hoy continúan vigentes los ideales que inspiraron la creación del sistema interamericano de Derechos Humanos, pero también hoy hay grandes desafíos para el logro de estos ideales”, añadió.

Dijo que la CIDH que surgió “como una noble inspiración, hoy, se ha transformado en un verdadero sistema institucional y jurídico de alcance regional”.

El Presidente Macri y Arosemena de Troitiño descubrieron una placa recordativa que formará parte del Archivo Nacional de la Memoria.

Estuvieron presentes, además, el canciller Jorge Faurie, el ministro de Justicia, Germán Garavano, y los secretarios de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, y el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador.

También los secretarios de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman; de Cultura, Pablo Avelluto; de Seguridad, Eugenio Burzaco; de Culto, Alfredo Abriani y de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez.

Asistieron Paula Bertol, embajadora ante la OEA; el legislador Fernando Iglesias; el ex titular de la CIDH, Santiago Cantón, y los embajadores de Estados Unidos y Alemania, Edward Prado  y Jurgen Mertens, respectivamente.

COMPARTIR NOTICIA