Falsificaba firmas y sellos de ARBA para estafar a los más necesitados

Se trata de un delincuente de 39 años que quedó detenido este viernes y a disposición judicial. Su esposa también fue demorada acusada de cómplice. Se cree que recaudó cerca de 200.000 pesos prometiendo beneficios y trabajo a los más vulnerables. Fraguó sellos y firmas del titular del ente recaudador de la Provincia. 

El implicado es Pablo Javier Sánchez (39) quien será indagado en sede judicial de La Plata por el delito de “estafas reiteradas”. Su esposa de 37 años también fue demorada aunque en horas de la tarde de este viernes recuperó la libertad por tener a cargo a un niño menor de edad. 

El caso se inició tras la denuncia radicada el pasado miércoles por personal jerárquico de ARBA. Funcionarios de esa área de gobierno hicieron un descargo en la Comisaria Primera de La Plata dando cuenta de que el acusado se hacia pasar por alto ejecutivo prometiéndole a los más necesitados beneficios y puestos de trabajo a cambio de una suma básica de 1.500 pesos: “Nos decía que se necesitaba ese dinero para mover influencias y realizar tramites con el fin de tener oportunidades laborales”, contaron damnificadas. 

Sánchez se movía en las inmediaciones del Hospital San Martín en 1 entre 70 y 71. A muchos huéspedes de hoteles ubicados en esa zona les ofreció trabajo a cambio de dinero, enterados de esta situacion los agentes del Comando de Patrullas, de la Policia Local y de las Comisarías Primera y Novena de la capital provincial montaron un operativo de captura y le dieron alcance para luego trasladarlo a sede judicial en donde será indagado por el titular de la UFI 5 en turno a cargo de Juan Menucci. 

Por último cabe señalar que en redes sociales muchos de los damnificados le dedicaron duros comentarios en su contra a partir de haber sido estafados. Mediante la falsificación de documentas, sellos y la presunta firma del titular de ARBA Gastón Fosatti el ahora procesado llevaba a cabo dichas maniobras: “Se cree que llegó a recaudar una suma cercana a los 200.000 pesos”, deslizó un vocero judicial en declaraciones a este medio.

Muchas de las personas estafadas aportaron datos a la investigación dando nombres, fotos y documentos que sirvieron para atrapar al delicnuente y a su cómplice. 

COMPARTIR NOTICIA