Tras la caída de un ascensor piden medidas urgentes en la Torre II de La Plata 

Problemas edilicios en el edificio de 12 y 53.

Luego de que la semana pasada cayera un ascensor con tres personas (que lograron sobrevivir) en la Torre 2 de La Plata, los trabajadores presentaron una serie de reclamos y denuncias.Desde el gremio  ATE se realizó  este martes una recorrida y se cuestionó que las advertencias sobre falencias edilicias llevan dos años.

Al respecto, la titular del departamento de Salud Laboral de ATE provincia de Buenos Aires, Gloria Canaviri, señaló que “los delegados de los sectores de diferentes pisos de las Torres, donde funcionan distintas dependencias, realizan asambleas por las problemáticas edilicias. Hay cuestiones propias y otras que atraviesan a las dos torres. Desde los ascensores hasta cuestiones eléctricas. Se han hecho diversas reuniones con los funcionarios, pero nunca han dado respuestas”.

En ese sentido, precisó que “los delgados nos pasaron esta situación a fin de 2016 al departamento de salud laboral para pedir una auditoria y un inspector del ministerio de Trabajo realizó la inspección y en marzo de 2017 nos enviaron el resultado”.

Durante la inspección se constataron, entre otras cuestiones, problemas con la instalación eléctrica, como zapatillas y cableados por el suelo, bandejas eléctricas suspendidas en el cielorraso. Los ventiladores colgados del techo, problemas ergonómicos que no se adaptan al trabajo frente a computadoras, como tampoco sillas ergonómicas. La instalación de combate contra incendios presente ausencia de extintores y vencimiento de otros. Inadecuada presurización de las escaleras, plagas de ratas y cucarachas, pulgas de papel, falta iluminación que afecta la visión de los trabajadores por la exposición frente a las computadoras superior a las 6 horas, falta de pintura en las paredes, cielorrasos desprendidos, pisos de goma levantados, y carencia de estantería para la documentación que se apila en el suelo.

Esta situación la viven cerca de 2 mil trabajadores que se desempeñan en las torres administrativas 1 y 2. Escenario que se vio agravado luego del incidente con el ascensor, sobre lo cual Canaviri detalló que “en marzo de 2017 el ministerio de Trabajo solicitó una revisión de mantenimiento preventivo para los elevadores y sus partes, así como reparar luces de emergencia dentro de los mismos, el sensor de cierre automático de las puertas y el display indicatorio del piso.

Pese a ello “el misterio no intimó a los funcionarios, sino que envió una recomendación. Ahora volvemos a pedir una inspección de los ascensores por lo que pasó en estos días, que de haber caído con más personas dentro hubiera sido un hecho más grave para la salud de los ocupantes”.

Finalmente, evaluó que la presente situación se debe a que “el Estado no tiene políticas de prevención y medio ambiente de trabajo, pese a que estaban avisados. Dejan a la deriva a los trabajadores y actúan por la presión de las circunstancias. Esto es una muestra más del ajuste”.

COMPARTIR NOTICIA