Dictan prisión preventiva para el Pata Medina por decir que iba a prender fuego la provincia

El sindicalista enfrenta duras acusaciones en la justicia.

El sindicalista continuará tras las rejas a pedido del fiscal Álvaro Garganta, la requisitoria fue resuelta por el juez de Garantías Jorge Moya Panisello. Mientras tanto fuerzas federales siguen buscando barriles enterrados con dinero en su interior en una estancia ubicada en Pipinas que lleva el nombre de “Campo chico”, sigue el silencio del sindicalismo bonaerense al respecto. 

La justicia platense ordenó este lunes que el exlíder de la UOCRA La Plata Juan Pablo “Pata” Medina siga detenido pero ahora lo hará bajo la figura de la prisión preventiva. El fiscal Álvaro Garganta le solicitó al juez Moya Panisello que haga efectivo el pedido mediante el cual Medina deberá esperar el juicio en condición de detenido. 

En la resolución a la que este medio tuvo acceso Garganta sostiene que Medina fue responsable del delito de “Coacción Agravada” al manifestar públicamente que iba a prender fuego la provincia de Buenos Aires si las fuerzas federales avanzaban para detenerlo en la exsede ubicada en 44 entre 4 y 5, lugar en donde se atrincheró horas antes de entregarse ante la justicia federal. 

En el escrito el juez funda su decisión aseverando que existe un entorpecimiento del proceso con Medina fuera de la cárcel y sostiene que el delito está probado “a prima facie” teniendo en cuenta que instó a los afiliados a prepararse a un enfrentamiento contra fuerzas federales. 

Garganta acusa dando cuenta de que: “entre los días 25 y 26 de Septiembre de 2017, en las intersecciones de las calles 44 entre 4 y 5 de la Ciudad La Plata, el Secretario General de la U.O.C.R.A. Seccional La Plata, frente a una multitud de afiliados que portaban piedras, escudos, y otras armas de fabricación casera, se dirigió públicamente a las autoridades judiciales y policiales, amenazando con que "si me vienen a detener le vamos a prender fuego la Provincia", con la clara intención de evitar que se efectivice la orden de detención dictada en su contra”.

“Asimismo se encuentra acreditado con el mismo grado de convicción que en el desarrollo de las mismas jornadas -25 y 26 de Septiembre de 2017-, la misma multitud de personas, y a instancias del Secretario General de la U.O.C.R.A. Seccional La Plata, mantuvo interrumpido el tránsito vehícular desde las calles 44 entre 4 y 5 de La Plata afectando de ese modo, el normal funcionamiento del tráfico terrestre”, señala el fiscal en su pedido acusatorio. 

En forma paralela a esta acusación la justicia le embargó cuentas por millones de pesos a Medina y a su esposa, le incautó dólares, viviendas, automóviles y camionetas de lujo y hasta un helicóptero. Las maniobras de lavado de dinero se cree que fueron ejecutadas por medio de la utilización de una empresa llamada Abril que vendía viandas de comida para obreros y estaba bajo el manejo de la familia sindical. Según se sabe son varios los empresarios que habían denunciado aprietes y extorsiones de dirigentes del gremio para incorporar el servicio de “viandas” como esencial en las obras de construcción que llevaban a cabo: “si no cumplimos con lo que nos impongan, nos paraban la obra”, contaron algunos de los damnificados. Ahora Gendarmería busca barriles enterrados con dinero en una estancia ubicada en Pipinas conocida como “Campo Chico”. 

En tanto desde la Municipalidad de La Plata indicaron que se dejaron de construir al menos 600 obras en la capital bonaerense “por los aprietes y exigencias por fuera de la ley que Medina llevaba a cabo”, señalaron fuentes del ejecutivo que conduce Julio Garro. Desde el sindicalismo ningún dirigente salió a “bancar” a Medina. 

COMPARTIR NOTICIA